Resumen

COYOTES; DE LA GLORIA A LA INCERTIDUMBRE

Ahora resulta que en Tlaxcala todos, hasta la clase política, son aficionados de “corazón” a la oncena llamada Coyotes Tlaxcala FC y cuyo dueño, el empresario Rafa Torre, logró que su equipo arribara a la Liga de Ascenso MX, Ahora, lo importante es saber hasta dónde llegarán los esfuerzos y la intentona, tanto del propietario del consorcio Grupo Providencia como del propio Gobierno de Tlaxcala, por mantener en esta plaza al conjunto que pasó del arenal a la gloria, y de la gloria a la incertidumbre.

Y es que para muchos de los implicados, para aquellos que están viviendo de cerca el triunfo del equipo Coyotes de Tlaxcala FC, la victoria les supo a derrota, porque ya, de entrada, Grupo Pachuca empezó a dar visos de lo que hará de ahora en adelante tras saber que el conjunto tlaxcalteca dejó atrás la Liga Premier de la Segunda División.

Cuando sonó el silbatazo final en el encuentro sostenido el pasado sábado entre los freseros de Irapuato y los Coyotes de Tlaxcala FC, el cronista deportivo de la cadena líder en deportes, ESPN, Mac Reséndiz, entrevistó a Andrés Fassi, Vicepresidente del equipo de Primera División Pachuca FC, quien fue claro y contundente al delimitar responsabilidades y atribuciones en la escuadra tlaxcalteca.

“El Grupo Pachuca es dueño de una parte del club (Coyotes Tlaxcala FC) y Grupo Providencia de la otra. Somos cien por ciento responsables de toda la situación administrativa, sin importar qué porcentaje le pertenece a cada uno”, fueron sus palabras, las que evidencian quien será el verdadero mandamás en la oncena local.

Una vez obtenida la corona que los acredita como campeones de la Liga Premier de la Segunda División, el futuro de los Coyotes de Tlaxcala FC parece ser incierto, a pesar de que apenas ayer domingo, quizá contagiado por la euforia futbolera que, desde el pasado sábado, viven los tlaxcaltecas, el Gobernador Marco Mena afirmó que “el Gobierno de Tlaxcala va a hacer lo que le toca para que el equipo (Coyotes) permanezca en Tlaxcala, incluyendo la ampliación del estadio”, mensaje que compartido a través de su cuenta personal de Facebook.

Y no es que uno quiera ser agorero del mal, pero Tlaxcala, al igual que otras entidades, ha tenido que soportar desplantes y hasta sometimientos de grupos empresariales que ven en los Gobiernos estatales, una buena opción de financiamiento, cuando la franquicia se vuelve redituable, cuando ya no lo es, pues ocurre lo que sucedió con el equipo Guerreros de Tlaxcala, ¿lo recuerdan? Si, aquella oncena que el ex Mandatario perredista Alfonso Sánchez Anaya apoyó al inicio de su gestión y desapareció cuando dejó el poder.

Pero si hubiera dudas de la voracidad de los grandes consorcios futboleros como el Grupo Pachuca, que le pregunten al “Gober precioso”, Mario Marín Torres y lo sucedido con el hombre de dinero Ricardo Henaine Mezher, o al Gobernador ecologista de Chiapas, Manuel Velasco Coello y lo ocurrido con un grupo de empresarios del sur del país. En ambos casos quedó demostrado que la política y el fútbol no pueden ir de la mano, hoy, derivado de esas crisis, el equipo Puebla FC no ha podido levantar y en los últimos años su desempeño en la máxima liga futbolera de México, ha sido más que endémico, de los Jaguares de Chiapas, ni que decir, descendieron.

Decía al inicio de esta entrega que hoy todos de declaran aficionados del club Coyotes Tlaxcala FC, vamos, hasta aquellos que hace unos años atrás criticaban la alianza entre el criador de reses convertido en ex Gobernador, Mariano González Zarur y el empresario Rafa Torre, uno de los principales consentidos durante la gestión marianista, ambos artífices de este proyecto futbolero.

Marco Mena tendrá que tener mucho tiento para saber capear el frente que él solo abrió en este tema, porque anunciar que su administración está más que dispuesta a invertir en un proyecto de esta dimensión, podría derivarle en un verdadero dolor de cabeza propinado por aquellos que siempre son muy dados a aprovechar descuidos como el del Gobernador tlaxcalteca.

Estoy casi seguro que así como empezaron a proliferar mensajes de felicitación a los dueños y directivos de Coyotes Tlaxcala FC, especialmente en redes sociales, no faltará algún oportunista de la política que, ante la cercanía de las elecciones del próximo año, convoque a una conferencia de prensa para denostar a Marco Mena y a su equipo por este anuncio, porque de los que los hay, los hay.

Sin duda los encargados de las finanzas locales deberán empezar a echarle lápiz a las cuentas y hacerle notar al Mandatario Mena si en verdad en las arcas de Tlaxcala se cuenta con el dinero suficiente para ampliar un estadio y solventar todos los gastos que significa dotarlo de la infraestructura suficiente y que demanda la Federación Mexicana de Fútbol (FMF).

Ojalá y por el bien de la afición tlaxcalteca, esa que noblemente ha sabido seguir al club Coyotes desde su nacimiento, el escenario incierto que priva entre sus directivos se despeje antes de que inicien las hostilidades en el torneo que se avecina en la Liga de Ascenso MX, porque la posibilidad de que Coyotes cambie de nombre, de propietarios y de franquicia, está ahí, está latente, está más que vigente.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de fútbol. Trascendió en cadenas nacionales especialistas en deportes, que con el triunfo del Club Coyotes FC, Grupo Pachuca podría llevarse a esta escuadra a Zacatecas, en donde juega el conjunto Mineros, que, junto con el León y el Everton de Viña del Mar, Chile, son franquicias propiedad de los Tuzos, ahí podrían compartir estadio con el conjunto zacatecano, en tanto se busca un posible comprador. Lo dicho, la derrota es huérfana, y la victoria tiene muchas paternidades, otros se cuelgan “milagros” que no les corresponden, así es la mafia futbolera en México.