Resumen

DESDE EL MONTÍCULO Por JUAN CARLOS SÁNCHEZ GARCÍA “SAGA”

 

Asombrado

Quiero comenzar mi participación de esta semana, con una amplia felicitación a cada uno de los tlaxcaltecas, quienes, como yo, tenemos la dicha de ser padres, un reconocimiento a aquellos hombres que a pesar de las circunstancias adversas que se viven, salen a diario a buscar el sustento de su familia, a pesar de enfermedades, adversidades y problemas, no se doblan y siguen adelante, a todos ellos desde este espacio les envío un fuerte abrazo.

Hoy decidí hablarles sobre un tema un poco polémico, como lo es el desempeño de los partidos políticos en nuestra sociedad, sé que puede causar cierta incomodidad, sin embargo, creo que lo más importante es que como ciudadanos tenemos el derecho de estar sabedores y consientes de la realidad que se vive en nuestro amado estado

Los partidos políticos son instituciones creadas en términos generales para buscar un bienestar general, definido coloquialmente como un grupo de ciudadanos del mismo parecer, que se han fijado como objetivo el hacer valer sus ideas políticas comunes.

El politólogo y sociólogo Max Weber decía que el partido es “la forma de socialización que, descansando en un reclutamiento libre, tiene como fin, proporcionar poder a su dirigente dentro de una asociación y otorgar por ese medio a sus miembros activos determinadas probabilidades ideales o materiales”.

Tienen como fin promover la participación de los ciudadanos en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo.

Lo anterior es lo que teóricamente están obligados cada una de estas sociedades, más aún que estos entes, sobreviven gracias a dos factores, el voto otorgado por la ciudadanía, y el financiamiento público que reciben, por lo que se encuentran doblemente comprometidos a dar cumplimiento a sus ideales y plataformas políticas; sin embargo en la práctica en el juego político, las cosas son distintas, partidos políticos de ideología de “izquierda”, quienes manejan un doble discurso, ¿Por qué? no lo sé estimado lector, pero hace unos días fui testigo de una conducta poco orgullosa para los seguidores de MORENA, actitud que me causó asombro en el que el diputado del partido tradicionalmente opositor al partido gobernante, como lo es MORENA, se conjuntara en acuerdo con el partido en turno en un tema fundamental para el futuro de Tlaxcala como lo fue el sistema estatal anticorrupción, pues primeramente en la sesión de comisiones unidas donde se aprobó de manera fast track el dictamen de reforma constitucional en materia de combate a la corrupción, el diputado de MORENA no emitió comentario alguno y solo se constriño a votar, posteriormente en la sesión del pleno repitió la conducta, algo que la historia juzgará.

Ciertamente estoy seguro de que todos los partidos políticos en ideología son buenos, pues poseen algo en común: el bienestar colectivo; pero cuantas veces, sus representantes por ambición personal y mostrando ceguera política se niegan a construir acuerdos políticos que busquen generar un cambio de Gobierno, mucho se habla de derrotar al PRI, pero en los hechos no mueven un dedo, al contrario se dedican a descalificar a los partidos como el que simpatizo provocando que más votos terminen en la contabilidad del PRI, una actitud bastante egoísta y por demás errante; ciertamente la estrategia del partido gobernante le ha servido, divide y vencerás, y algunos morenistas ha caído en su juego al descalificar en particular al PAN visceralmente; es momento de dejar de buscar el voto con el hígado y buscarlo con la cabeza, se necesita coaligarse en busca de generar un cambio, pero con inteligencia no con actitudes descalificantes

#PorCierto

Ni un solo dedo se movió para evitar el desvalijamiento del recién ascendido Club de Futbol Coyotes de Tlaxcala, es una lástima ver la indiferencia y el menosprecio con que se trata el esfuerzo de tlaxcaltecas al frente de este proyecto exitoso, pues nunca existió un plan para lograr un espacio con los requerimientos necesarios por la Femexfut, algunos me darán la razón, algunos no, el tiempo lo dirá!