Resumen

HUAMANTLADA ¿MENOS ALCOHOL? Por JUAN RAMÓN NAVA

Lo que alguna vez perecía remoto está a punto de concretarse, que la tradicional “Huamantlada” deje de ser conocida como “la cantina más grande de Tlaxcala” y retome sus orígenes, es decir, que retorne a la tradición de la cual surgió y devuelva a los verdaderos amantes de la tauromaquia el gusto por disfrutar de un espectáculo callejero plagado de “muletillas”.

Si, aunque parezca poco creíble, esa es la intención del alcalde de Huamantla, el priísta Jorge Sánchez Jasso, quien no solo está a punto de lograr ese cometido, sino que además, cuenta con el respaldo de empresarios del mundo taurino, de las peñas taurinas, del Gobierno de Tlaxcala…y de los propios matadores de toros.

Claro que para dar ese enorme paso se necesitan sacrificar muchas cosas, entre otras, las arcas de la alcaldía huamantleca, pues sin duda que la medida de reducir la comercialización y venta de alcohol en esa festividad, “pegará” sustancialmente en el ingreso de recursos.

De boca del propio alcalde, éste me confió que para lograr esa meta, su administración dejará de prescindir de los servicios de algunas franquicias cerveceras, limitará los contratos con otras tantas y condicionará a unas más, la idea, según dice, es inhibir y disminuir el consumo de bebidas alcohólicas en la “Huamantlada”.

Y vaya que parece que esto de reducir la comercialización y venta de alcohol en esa “gran corrida callejera” va en serio, tan es así que a partir de este jueves, la comuna de Huamantla y la Secretaría de Turismo iniciarán con una agresiva campaña enfocada a este controvertido punto.

Según supe, el propósito principal de la campaña que emprenderán la alcaldía huamantleca y la dependencia estatal, gira en torno a dos rubros, disminuir la ingesta de alcohol y alentar a todo aquel “muletilla” o espontáneo que desee lucirse con uno o dos “pases” dignos de cualquier coso y envidia de uno que otro espada.

La intención luce atrevida, osada y hasta temeraria, sin embargo, ésta cuenta con el respaldo y apoyo de los empresarios taurinos, quienes también “tomaron al toro por los cuernos” y dijeron “esta boca es mía”, y así, sin más ni más, decidieron sumarse a este ambicioso proyecto.

De entrada, los ganaderos prometieron que como una forma de paliar y contrarrestar la medida de reducir la venta de alcohol y para evitar que se trastoquen severamente las finanzas del Ayuntamiento, al condicionar a las firmas cerveceras, los empresarios taurinos presentarán en las corridas de feria, toros con presencia, con trapío, “limpios”, de “buena planta”, algo que seguramente redundará en beneficio del espectador que acuda a los festejos próximos a realizarse.

Seguramente muchos habrán de reparar en contra de las autoridades de la Ciudad de los Muéganos, de los empresarios y de todo aquel que apoye esta medida, sobre todo las empresas dedicadas a la comercialización de alcohol, pero en realidad, esta decisión es plausible, desde el punto que se le quiera observar.

Porque lo curioso del asunto es que antes de celebrarse la “Huamantlada”, muchos se frotan las manos para hacer de ese día todo un festín de algarabía, por supuesto acompañado de una buena dotación de alcohol o cerveza, lo que al final, deriva en riñas callejeras, pleitos entre bandas, golpes, gritos, sombrerazos e imprudencias que, en algunas ocasiones, cuesta la vida a alguien.

Con la resaca del día después y si lamentablemente alguien murió en ese festejo, entonces viene la crucifixión de las autoridades municipales, de los organizadores y como siempre, nunca faltará la voz oportunista que salga a despotricar en contra de la “Huamantlada” y hasta pida su cancelación y consiguiente desaparición.

Entonces ¿se es o no se es? Porque en este asunto de reducir la venta e inhibir la ingesta de alcohol, las autoridades no lo son todo, también debe de caber la prudencia en quienes deciden, bajo su propio riesgo, abusar de las bebidas embriagantes y exponerse innecesariamente ante la furia de un animal de más de 300 kilos. Cada parte deberá asumir su responsabilidad y el costo de sus acciones.

Por lo pronto, les guste o no les guste a muchos, la próxima semana se presentará el nuevo reglamento que habrá de regular este festejo llamado “Huamantlada”, y en él se contiene justamente un apartado en donde se aborda este tema, sin duda que algunos puntos en este nuevo ordenamiento no serán del agrado de muchos, pero indudablemente que servirán en gran medida si de poner orden se trata.

Si se concreta esta acción, es muy seguro que las familias regresarán nuevamente a la “Huamantlada”, porque aunque no guste, muchos se alejaron de este festejo por su salvajismo y su por su proclividad al desmán, al exceso, al abuso y a otras muchas cosas más.

Ojalá el compromiso de las autoridades en este sentido se respete al pie de la letra, porque de lo contrario, las tragedias en la “Huamantlada” continuarán, y sería una verdadera lástima que una tradición ancestral se perdiera por los intereses de unos pocos. Ojalá el grito de…Olé, Olé del villamelón, se imponga en las calles…

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de compromisos. Este viernes estarán en Tlaxcala los secretarios de Educación y de Salud, Aurelio Nuño Mayer y José Ramón Narro Robles, ambos funcionarios vienen a poner en marcha el programa denominado “Salud en tu escuela”, este proyecto federal en su primera fase se pondrá en marcha en solo 11 entidades, incluida Tlaxcala. Con la visita de ambos secretarios, se confirma que el Gobernador Marco Mena está muy en el ánimo de Los Pinos, en especial de su inquilino, Enrique Peña Nieto.