Resumen

Promueve Crispín Corona jugosa demanda laboral contra el ente que lo alimentó por 14 años

La queja es por no haber recibido lo que le correspondía y porque en reiteradas ocasiones trabajó más de nueve horas, e incluso, los sábados y domingos tenía que laborar.

Tlaxcala, Tlax, a 09 de febrero de 2017 (Marco González).- No conforme con haber cobrado un millón 977 mil 836.76 pesos durante el último año, de los 14 que estuvo en el Órgano de Fiscalización Superior (OFS), Luciano Crispín Corona Gutiérrez pretende hacerse, mediante una demanda laboral, de otros dos millones 535 mil 419.82 pesos.

Luego de haber sido relevado del cargo el pasado 22 de marzo de 2016, el ex Auditor Superior recibió un finiquito por la cantidad de 485 mil 975.39 pesos, no obstante y por considerar que la cifra no correspondía a lo que la Ley Federal del Trabajo le garantiza, presentó una demanda contra el ente que lo alimentó por 14 años.

El 01 de diciembre de 2002, Luciano Crispín Corona Gutiérrez fue nombrado como Auditor Adjunto del OFS, segundo al mando de acuerdo con el organigrama de la institución, el 10 de noviembre de 2006 asumió de manera interina la titularidad del OFS en virtud de que el propietario presentó su renuncia voluntaria, tres meses después fue nombrado encargado del despacho y el 24 de marzo de 2009, el Congreso local lo nombró Auditor Superior, puesto que desempeñó hasta el 22 de marzo de 2016.

Tan solo en el último año, recibió un millón 977 mil 836.76 pesos entre salario, sueldo complementario, estimulo de despensa, estimulo mensual o complementario, apoyo para combustible y teléfono celular, así como aguinaldo, prima vacacional y vacaciones.

A pesar de las jugosas cantidades que se embolsó durante los 14 años y que cobró en el ente fiscalizador, Crispín Corona pretende hacerse de dos millones 535 mil 419.82 pesos extras de los 485 mil 975.39 pesos que ya le dio la titular del OFS como parte de su finiquito.

El ex Auditor afirmó en su demanda laboral que su liquidación, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, debió ascender a tres millones 21 mil 395.21 pesos “por los años laborados y el exceso de trabajo que en ocasiones tenía, pues además de rebasar las ocho horas diarias, había ocasiones en que trabajaba sábados y domingos”.

El ex fiscalizador afirmó que las actividades que ostentó al servicio del OFS tenían que ser de nueve a 18 horas de lunes a viernes, sin embargo, dijo que durante todo el tiempo que prestó sus servicios, su jornada laboral se prolongaba de manera cotidiana hasta las 20 horas y en determinadas fechas hasta después de ese horario, e incluso señaló que los sábados y domingos tuvo que laborar.