Resumen

RÚGUÓ MISTER MENA Por JUAN RAMÓN NAVA

Este lunes, el Gobernador de Tlaxcala Marco Mena, retomará su agenda local y sin duda alguna, entre sus principales pendientes, estará el de informar a la sociedad tlaxcalteca cómo es que le fue por las lejanas tierras de Oriente. Lo que muchos quizá ignoran, es que el Mandatario priísta tiene dos ases guardados bajo la manga de su saco: que a su paso por el continente asiático, concretó dos importantes inversiones para esta entidad.

Sin duda que el anunció tendrá que echar por tierra lo publicado por REFORMA, y que fue retomado por sus principales detractores, que Marco Mena viajó a China, al lado de otros tres Gobernadores, aún y cuando en sus respectivas entidades el ambiente político-social no estaba en las mejores condiciones como para desatenderse de sus obligaciones por un simple viaje comercial y promocional.

Pero vayamos por partes. La publicación de REFORMA tiene sus asegunes, y lo digo porque existen dos poderosas razones, la primera y quizá la más importante, que a varios de los inversionistas de ese diario nacional,  para el cual trabaje como corresponsal durante muchos años, de origen estadounidense, no les agradó la idea de que China haya volteado su mirada a otras latitudes, particularmente por lo tenso del ambiente debido a la actuación del presidente Donald Trump.

Y la otra, que en realidad, nunca se intentó evidenciar a Francisco Vega, de Baja California, Alejandro Murat, de Oaxaca, ni a Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas y mucho menos a Marco Mena, de Tlaxcala, no, en realidad el asunto estaba dirigido al Mandatario de Morelos, Graco Ramírez, quien trae un “pleito casado” con el influyente rotativo, nada de extrañarse en el Gobernador de Morelos, quien se ha caracterizado por estar en conflicto con muchos actores de la vida nacional.

Porque de otra forma uno no se explica cómo es que un diario tan importante en México, dejó pasar por alto el hecho de que en 45 años de vigencia en las relaciones bilaterales entre México y China, el país asiático por fin decidió abrir sus puertas a Gobierno locales, vía Federación.

Gente muy cercana al Mandatario tlaxcalteca me confió y me confirmó que su paso por las milenarias tierras de la China moderna, rindió frutos, y en un año, a lo mucho, o quizá menos, dos importantes empresas chinas vendrán a Tlaxcala a instalar sus representaciones, los detalles de esta concreción los dará a conocer en su oportunidad el propio Marco Mena.

Según me dijeron, el “amarre” de ambas inversiones lo cristalizó en la zona industrial de alta tecnología localizado en la importante ciudad de Chengdú, ahí, no sólo aterrizó dos inversiones chinas para Tlaxcala, sino demás, concretó sendos intercambios para desarrollar en Tlaxcala proyectos de ciencia y tecnología, así como intercambios estudiantiles.

¿Pero qué fue lo que ofreció Marco Mena a cambio de aterrizar ese paquete de inversiones? Nada, absolutamente nada, al menos eso fue lo que me aseguraron, y los chinos se mostraron más que sorprendidos cuando el Gobernador les mostró una radiografía de Tlaxcala: servicios de energía industrial, como los que dota en las ciudades industriales Xicohténcatl I y II y una ubicación geográfica más que privilegiada.

Y no solo eso, además, también les garantizó a los chinos que el Gobierno de Tlaxcala les ofrecería todas las facilidades fiscales para poder instalar de inmediato sus empresas, pero no fue en sí todo eso lo que llamó la atención de los asiáticos, lo que en realidad capturó su interés, fue la extrema cercanía que Tlaxcala tiene con la capital del país, con el ombligo de México, ahí radicó el verdadero detonante para que le dijeran rúguó Mister Mena,  o sea, si en chino.

Tomar a Tlaxcala y a México como cabeza de plaza, significa un verdadero capital político para Marco Mena, quien podrá presumir que su viaje no fue solo representativo, sino asertivo, porque además de invertir en Tlaxcala, los asiáticos, mostraron interés por ampliar sus horizontes en otros rubros, particularmente el financiero. Y vaya que en cuestiones monetarias, los orientales tienen un muy buen olfato para ello.

Marco Mena desplegó toda una serie de bondades ante los hombre de dinero de aquel país, antes de partir de la ciudad de Chengdú, les dijo que para efectos de comercio, Tlaxcala tiene demasiadas ventajas, particularmente las firmas dedicadas a la manufactura, que en estas tierras, tienen un sobrado valor agregado.

Cuando Marco Mena partió a China, en este mismo espacio, el lunes 27 de marzo consigné lo siguiente. “El Gobernador Marco Mena le apuesta a la volatilidad que a últimas fechas han mostrado los mercados económicos a nivel mundial, de ahí la gira que emprendió por el lejano país de China, en donde buscará aprovechar la desconfianza que existe entre los empresarios asiáticos contra Donald Trump y su Gobierno, para atraer inversiones a Tlaxcala. Por el bien de Tlaxcala ojalá y estos proyectos cuajen, pues el tiempo de la administración menista no es su mejor aliado, solo tiene 4 años 8 meses para demostrar de qué está hecha…”

Ojalá y todas las gubernaturas fueran de 4 años 8 meses, pues está claro que Marco Mena sabe que el tiempo lo tiene encima, y que su administración no está para medias tintas, si estas dos atracciones extranjeras significan beneficios, desarrollo y empleo para los tlaxcaltecas, sean bienvenidas. Esto no significa echar las campanas al vuelo, el trecho aún es largo, falta mucho, pero mucho tramo por recorrer.

SIN CORRECCIONES…Y ya que hablamos de atraer desarrollo y oportunidades. Me enteré que en 15 días, Tlaxcala será sede de la reunión que sostendrán presidentes de los Tribunales Electorales de todo el país, quienes me dijeron, en estas latitudes habrán de tomar decisiones importantes en materia político-electoral. Lo dicho, en tiempos de abundancia, el que guarda siempre tiene.