Resumen

A CAPELLA Por MAURICIO HERNÁNDEZ OLAIZ

Más “PRONTO” cae un hablador…

Es el caso de la presidenta municipal de Tlaxcala; Anabell Ávalos, quien hace solo unos días presumió que los niveles de inseguridad de la capital han descendido sustancialmente, pero las evidencias le demuestran todo lo contrario.

Apenas daba tales declaraciones cuando en la comunidad de la Trinidad Tepehitec asaltaban dos casas habitación. Hace solo un par de semanas el sindicato Juárez Blancas, ubicado en esa demarcación, también fue visitado por el hampa tlaxcalteca, y en la calle de Emiliano Zapata es cada vez más común el asalto a transeúntes y hogares debido a que el alumbrado público no funciona y los rondines policiacos son casi inexistentes.

Para rematar, la madrugada de este martes asaltaron la tienda Parisina localizada frente a la central camionera y muy cerca de la mencionada Tepehitec, los hampones tuvieron toda la noche para hacer de las suyas ya que la policía municipal a oscuras no trabaja.

Por lo anterior, no es extraño que la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSPU,) dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), apenas el pasado 18 de octubre, revele que la percepción sobre inseguridad pública en la capital del estado haya crecido en un 3.2 por ciento con respecto a julio, registrando un 56.8 por ciento de pobladores que se sienten menos seguros en el municipio más poblado e importante del estado.

Según el INEGI los tlaxcaltecas que radican en la capital se sienten menos seguros que quienes viven en Los Mochis Sinaloa, en donde la percepción es de 52.9 por ciento o que en Tampico Tamaulipas en donde el 55.8 por ciento se siente inseguro, siendo que son entidades con mucho más presencia delincuencial, aunque es cierto reconocer que dicha percepción bajo un 7% con respecto al mismo mes del año pasado cuando gobernada el panista Adolfo Escobar, sin embargo, un porcentaje por encima del 55% de percepción de inseguridad, aunado a los recientes hechos acontecidos en la capital, no son como para sentarse y presumir trabajo.

Tal vez el titular de seguridad no le reporta a la alcaldesa las incidencias de delito, o simplemente la priista no considera dichos incrementos algo que merezca su atención, pues seguramente los suyos no han sido visitados por los amantes de lo ajeno, por lo pronto Doña Anabell seguirá apareciendo en las fotos de eventos, fiestas e inauguraciones, pero le quiero recordar que los capitalinos votamos por una presidenta municipal, no por una encargada de imagen y relaciones públicas.

Muy PRONTO la evidencia pone la palabra de la alcaldesa en entredicho, por lo menos de un servidor.

La App.

Y es precisamente la palabra PRONTO la que está de moda en Tlaxcala. La recientemente nacida empresa de transporte “privado”; así se amparan los directivos y creadores de esta aplicación, han llegado a crear un san quintín, a patear el avispero y a juntar a los jefes de una de las mafias más viejas y enquistadas de la entidad, la de los transportistas.

Los jóvenes emprendedores creadores de Pronto no han descubierto el hilo negro ni el agua tibia, pero sí han querido explotar un nicho de oportunidad de negocio en el estado, la del transporte seguro y eficiente, algo que la población viene demandando desde hace mucho tiempo.

Pero la llegada, de pronto, de esta app de transporte no ha caído bien entre los capos del transporte “público” Indalecio Saucedo Sánchez, José Luis Texis Hernández y Hugo Salado del Razo, quienes ni tardos ni perezosos han amenazado con boicotear a esta empresa y de plano a todo la sociedad, ya que con su afirmación de que harán movilizaciones, bloqueos, y que pondrán de cabeza al estado no hace más que confirmar nuestras afirmaciones sobre su estatus de operadores mafiosos, ¿Qué culpa tenemos los ciudadanos de que alguien atente contra su imperio?.

Aunque algunos argumentos les puedan dar la razón, la realidad es que el servicio de transporte en Tlaxcala es deplorable, no conozco a alguien que no se queje, especialmente de los Taxistas, cuasi ejidatarios terratenientes, a quienes no les puedes robar un centímetro de su espacio “oficial”, en donde pernoctan horas y horas hasta que cae una víctima de sus extorsiones camuflajeadas en tarifas, tarifas que precisamente no tienen regulación, salvo aquella máxima que dicta, “de acuerdo al sapo es la pedrada”.

La situación no es diferente a la que vivieron en su momento las grandes ciudades con la llegada de UBER y CABIFY, empresas que, vale decir, ya tampoco gozan de toda la simpatía de los usuarios pues también han demostrado enormes inconsistencias. Los chavos de PRONTO han utilizado las redes sociales para explicar a detalle porqué su empresa es válida, mientras que  los líderes transportistas siguen preguntando ¿qué carajo es una red social?, muestra clara de la lejanía, de la distancia, de la opacidad entre usuarios y empresas de transporte público.

PRONTO incluso detalla  las propias referencias de la suprema corte en el caso UBER para avalar y amparar su estrategia de trabajo y servicio, pero lo interesante es ver como lo interpreta la autoridad, encabezada por Noé Rodríguez Roldán, quién ha adelantado que PRONTO podría caer en el pirataje, ¿??¿. (Me recordó aquel malogrado caso de los moto taxis).

Pero el golpe más duro lo ha asestado el propio gobernador Mena, quien fue enfático al manifestar que no está permitido el servicio de transporte PRONTO, aunque reconoció vacíos en la ley y adelantó una regulación en la materia. Más bien creo que la decisión de SECTE y del propio gobierno, en torno a la interpretación de la SCJN, dependerá de la presión de los transportistas, de sus bloqueos y de sus chantajes, porque insisto, más pronto cae un hablador que un cojo, las promesas de los “líderes transportistas” de revisar el servicio y las quejas de los usuarios son tan solo coyunturales, mientras que las promesas de PRONTO basan su éxito o fracaso, precisamente, en el servicio.

Esperemos que más PRONTO que tarde, las autoridades de gobierno y los individuos que se disfrazan de legisladores; hoy más ocupados en la sucesión, se pongan a trabajar en esta área que lleva años caduca, con letra muerta y dejando a los operadores y sus líderes en el control del destino de miles de usuarios.

Valdría la pena echar un ojo al número de incidentes fatales que estas “agrupaciones” protagonizan cada mes para, solo por eso, poner más atención en esta área, o hasta en la cuestión de pago de impuestos, tema delicadísimo en el sector y que nadie, pero nadie, quiere sacar a la luz.

Por el momento no podemos juzgar el trabajo y servicio de PRONTO, pero muy pronto, valga la redundancia, van a tener que talonear duro enfrentando a estos miembros de la mafia del poder, perdón, del transporte.

¿Estará a la altura de estos acontecimientos el titular de SECTE?…

@olaizmau